Buscando vivir en un barrio

Blog Rect Lunes 11

Desde muy niña he vivido en Providencia. Vivía en un departamento en una calle pequeña frente al Campus Oriente de la Universidad Católica. Providencia siempre ha sido una comuna de barrios. De esos con casas antiguas y vecinos que llevan ahí más años que Dios. Con la señora del quiosco y el viejito de la verdulería. Con el perrito de la sucursal de Lipigas en la esquina y la botillería que abre hasta en año nuevo. Toda mi vida conocí a la gente del barrio.

IMG_1169-Editar

 

IMG_1172

Mi papá ha vivido ahí desde antes que nosotros y él sí que conoce gente. Dice que aunque ha cambiado harto, sigue siendo así, “buen barrio”. Todavía saluda a la mitad de Chile cada vez que sale a comprar algo y tiene la costumbre de saber quién vivía en qué casa hace 40 años atrás.

IMG_0991

Siempre supe que cuando tuviera mi propia casa quería que fuera en un barrio como el mío, como el de mi papá. Pero la verdad es que cuando salí al mundo real y tuve la estabilidad económica suficiente como para lograr la preciada “independencia”, me di cuenta que los barrios escasean y que los edificios han arrasado con gran parte de esas hermosas casas antiguas y la vida de barrio se ha ido perdiendo.

IMG_1135

Como a mi bolsillo no le daba para una casa tipo Ley Pereira en Ñuñoa o en el corazón de Providencia, tuve que conformarme con mirar departamentos. También me fui enterando que ahora se vive en 32 metros cuadrados y sin terraza, que los gastos comunes son altísimos y que si tienes mucha, pero mucha suerte, quizás encuentres uno con estacionamiento.

Caminé y caminé, anoté teléfonos, llamé a corredores, busqué en GOPLACEIT.COM y dejé la vida en la esperanza de encontrar algún metro cuadrado al que llamar hogar. Un día en un intento desesperado por lograr mi cometido (abandonar el nido), encontré en una pequeña callecita cerca de la casa de mis padres, un proyecto de edificio que con sólo cuatro pisos se asomaba tímido en el lugar. Afuera se leía “LF35 Surmonte Inmobiliaria”. Siempre he tenido una fascinación especial por los pilotos, así es que como condenado a muerte que no tiene nada que perder, entré, pedí que me enseñaran el lugar y ¡WOW!.

LF2_FACHADA1

El departamento era soñado. Todo lo que yo quería hecho realidad. Un dúplex de 84 metros cuadrados con un solo dormitorio enorme (perfecto para solteros), pero modificable hasta dos habitaciones. Tan grande que no tienes que quebrarte la cabeza pensando cómo poner la cama para que quepa la tele y el velador versión Homy, ¡todo cabe! Y ni les digo el clóset. A esto se le puede llamar clóset. Todas y cada una de mis pilchas (tengo muchas, en serio, muchas) cabrían de sobra en este armario. Ideal para mujeres.

AA9A9195

Siempre que visito una propiedad me imagino cómo vivirla. Qué haría con los espacios, dónde pondría mis cosas, etc. Cuando entré a este departamento supe de inmediato cómo se viviría ese living. Los pisos de porcelanato que evocan esa casa antigua en la que crecí. Y los espacios abiertos que hacen sentir que tu casa está hecha para recibir a tus amigos y disfrutarla en cada centímetro.

AA9A9178

Bueno, el departamento era increíble pero eso no es todo. Los dúplex del primer y segundo nivel cuentan con un ¡PATIO PRIVADO CON QUINCHO! y los del tercer y cuarto nivel tienen un mirador, también privado, en el techo del edificio. ¿Qué tal?

LF35_PATIO

Salí del piloto tan emocionada que quise saber todo sobre esta inmobiliaria “Surmonte”, que me estaba presentando el hogar de mis sueños. Para mi sorpresa, resultó que contaban con muchos proyectos de edificios en la misma línea. Edificios pequeños, de pocos pisos, con pocos departamentos, ideales para recrear el ambiente de “vecindad” que tanto añoramos algunos y que se ha visto perjudicado con la llegada de monstruosas torres de cientos de departamentos. Todos enfocados en personas solas, solteros o separados, pero dando la opción de modificar el espacio hasta tres dormitorios en algunos casos, si es que las condiciones de vida cambian en el futuro.

Vivir en un Surmonte parece ser toda una experiencia, se nota que están comprometidos con ofrecer un estilo de vida que ha sido olvidado, donde los espacios se disfrutan y personalizan, donde el entorno se respeta y no se invade, donde los vecinos se conocen unos a otros, como era en la época de nuestros padres. Los modelos de esta inmobiliaria están todos emplazados en barrios como el que yo solía vivir.

IMG_1160

Así es que, para todos los que estén buscando lo mismo que yo, Surmonte cuenta con 8 proyectos en Providencia: Lautaro Ferrer 3322 y 3420, Holanda 1769, Willie Arthur 2257, Suecia 1957, Hernando de Aguirre 1900 y Eliodoro Yañez 1790. Algunos son de una línea más top, con terminaciones más elegantes como el de Suecia, con pisos imitación madera y que además te permiten personalizar los muebles de la cocina eligiendo las combinaciones de colores.

Para todos los que nacimos y crecimos en un barrio, con el bazar del frente, el minimarket, la iglesia, el taller de muebles y el quiltro obeso alimentado por todos lo vecinos de la cuadra, les digo, hay esperanza. Los proyectos de Surmonte me devolvieron el sueño de vivir algún día en un barrio como el mío, como el de mi papá.

¡Sé parte de GoPlaceIt, es gratis!

¿Qué estás esperando?

Entrar ahora