En Bogotá no hay casa para tanta gente

bogota

Casi ocho millones de personas tratan de acomodarse en los 400 kilómetros cuadrados de zona urbana que tiene Bogotá, de una superficie total de 1775. Algunos no lo logran. En barrios del suroccidente de la ciudad, hay casas de 50 metros cuadrados con más de una familia viviendo bajo el mismo techo.

La construcción de casas en la capital del país, según el vicepresidente de la república, Germán Vargas Lleras, tiene uno de los niveles más bajos: de las 10.000 casas gratis que el Gobierno había ofrecido para Bogotá en 2012, solo se han construido 2.600.

“Se registra un déficit de vivienda de 400.000 unidades. La oferta es inferior a la demanda. De ahí que existan zonas en Bogotá donde el metro cuadrado tenga el mismo valor que en la Quinta Avenida en Nueva York, sin ninguna razón diferente a que falta suelo para construir”, dice Eduardo Behrentz, experto en urbanismo y decano de Ingeniería de la Universidad de Los Andes. Un estudio de Cushman & Wakefield señaló a Bogotá como una de las ciudades con los aumentos más altos en el alquiler de inmuebles comerciales clase A (de lujo). Uno de estos es, por ejemplo, el centro comercial Andino, con un alquiler promedio de unos 3.900 dólares por metro cuadrado al año, según el mismo informe.

Bogotá es el polo de desarrollo de Colombia, aporta el 25% del PIB del país y es donde anualmente llegan al menos 100.000 nuevas personas en búsqueda de opciones laborales o de estudio. “Hay 20.000 habitantes por kilómetro cuadrado [solo en el área urbana, 4.400 en total]. Existe un gran desafío para darle casa digna sobre todo a las poblaciones de menos ingresos. En eso no se ha avanzado. Se ha retrocedido”, agrega Behrentz.

La alcaldía argumenta que falta suelo para construir. La migración y el hecho de que en los últimos cuatro años se han ejecutado solo siete planes parciales de vivienda, según la secretaría de Hábitat, son las razones en que se apoya.

De 70.000 casas ofrecidas en la ciudad, apenas unas 10.000 han sido construidas.

“Se presenta escasez de suelo apto para la construcción de vivienda, lo que implica que el poco que hay disponible depende de trámites complejos. También, el suelo presenta un precio que sobrepasa el valor máximo que imposibilita la estructuración de los proyectos”, asegura la alcaldía, que agrega que el pasado se habían gestionado 99,23 hectáreas de suelo para la construcción de vivienda social.

La política urbanística del mandatario de Bogotá, Gustavo Petro, que dejará su puesto tras las elecciones del próximo domingo, ha sido la de una ciudad menos segregada y un centro densificado, que se traduce en la idea de reemplazar viviendas unifamiliares por inmuebles de varios pisos.

El Concejal Roberto Hinestrosa ha asegurado que al permitirse, con dicho decreto, que en medio de barrios tradicionales aparezcan estructuras hasta de 60 pisos sin que se incluyan zonas verdes o parqueaderos, puede generar más caos en la ciudad. La idea de la alcaldía es que se evite la expansión de la ciudad (por cuestiones ambientales) y que se crezca en altura y en la densificación del centro. “La ciudad compacta permite reducir tiempos y costos de desplazamiento a aquellos que habitan las periferias urbanas que en su mayoría son los más pobres de la ciudad”, afirma la secretaría de Hábitat.

El impacto de la no habilitación del suelo se ha sentido en el costo de la finca raíz. En los últimos cuatro años, según la Lonja de Propiedad Raíz, ha incrementado cerca de un 18% y los sectores más perjudicados han sido las clases media y baja.

 

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2015/10/19/colombia/1445285330_904401.html

¡Sé parte de GoPlaceIt, es gratis!

¿Qué estás esperando?

Entrar ahora