En la Argentina, se aleja cada vez más el sueño de una casa propia

Inalcanzables-alquiler-representa-cuarta-hipoteca_CLAIMA20150913_0084_28

La escasez del crédito hipotecario se profundiza y para los argentinos, el sueño de una casa propia es exactamente eso: un sueño inalcanzable, casi una pesadilla. Los préstamos destinados a la compra de propiedades no aparecieron ni en los mejores años de la última década, a contrapelo incluso de lo que ocurre en los países vecinos. “Lo más novedoso es que toda América Latina mejoró, mientras que aquí el problema se agrava”, resumió Juan Curutchet, vicepresidente del Banco Ciudad. Una dificultad adicional es que las propiedades subieron más que los ingresos de la gente: hoy se necesitan 91 sueldos promedio para comprar un metro cuadrado, el índice más alto de los últimos 12 años.

El déficit de viviendas surge en diferentes estadísticas públicas a las que tuvo acceso iEco. En rigor, el problema afecta a 3,2 millones de personas, según el último censo poblacional de 2010. Esto adquiere otra dimensión en el contexto regional, porque el stock de hipotecas con relación al PBI es de apenas 1,32%, el más bajo de Latinoamérica. En un ranking elaborado por Housing Finance Information Network, la Argentina aparece por debajo de Ecuador (1,77%) y Venezuela (2,48%). “En comparación, Bolivia tiene más 4 veces más cantidad de hipotecas que en la Argentina y Chile, más de 14 veces”, enfatiza Curutchet.

La falta de crédito hipotecario es un reclamo histórico del sector inmobiliario. “Necesitamos que el próximo gobierno, gane quien gane, resuelva el problema. Es imperioso que existan préstamos que la gente pueda pagar”, dice Armando Pepe, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre. Al igual que otros, Pepe sostiene que el plan Procrear y el Cedin fueron buenas iniciativas, pero insuficientes para acercar a las personas a las propiedades. “Inicialmente, el Procrear funcionó, pero los montos para comprar terrenos o casas no se actualizaron”, señaló el empresario.

En este contexto, los analistas recalcan que la actual política económica favorece los créditos al consumo y desalienta los préstamos para la compra de viviendas. Las hipotecas existen, pero en cuentagotas y sólo para aquellos que puedan pagarlas. Un estudio de la consultora Reporte Inmobiliario señala que para comprar a crédito un departamento de dos ambientes en Parque Patricios, se necesita un sueldo neto de $35.369. Son valores promedio, que van escalando: Flores ($37.509), Caballito ($42.128), Palermo ($52.716) y Recoleta ($55.194).

“El crédito hipotecario desde hace 15 años no es una opción para los bolsillos de la clase media”, subraya José Rozados, director de Reporte Inmobiliario. El especialista añade que actualmente un alquiler representa una cuarta parte de la cuota de una hipoteca. “Sólo el 3% de las escrituras en Capital se realizan a crédito”, comentó. Y la Capital es el distrito más rico del país.

En el sector remarcan que la incertidumbre económica y la falta de políticas activas son barreras infranqueables para hallar una solución. “Para que haya crédito tienen que existir condiciones macroeconómicas estables y tasas bajas. Esto no fue siempre así. A fines de los 90, las hipotecas representaban el 25% de las escrituras en Capital, pero yo no recuerdo otros antecedentes”, concluyó.

Los bancos tienen otras opciones para canalizar los depósitos, mucho menos riesgosos, más rentables y a corto plazo. “Si el Banco Central paga un interés del 27% anual por los títulos que emite, es muy difícil”, interpreta Mario Sotuyo, analista de la consultora Economía y Regiones.

Para Sotuyo, el gran problema de generar un sistema hipotecario es el “fondeo”, es decir que existan los incentivos necesarios para captar depósitos a largo plazo. “Como funciona el sistema financiero y con los antecedentes históricos, nadie los hace. Otra posibilidad es que el Estado intervenga para desviar fondos específicos para la compra de viviendas. El Procrear apunta en ese sentido, pero es insuficiente”, sostiene Sotuyo.

En líneas generales, expertos y analistas rescatan la experiencia en Chile. En ese país, se creó el sistema UF (Unidad de Fomento), un instrumento por el cual las cuotas de las hipotecas se actualizan por los salarios y los precios de algunos bienes básicos. Eso dio frutos. Hoy, la cartera hipotecaria es la segunda más importante de la región, detrás de EE.UU.

Ya se dijo: para los bancos, las hipotecas representan un negocio reducido. Y las entidades más activas en este terreno son estatales. Según un informe del Banco Ciudad, hasta abril de este año el Banco Nación lideraba el segmento con el 39,5% del total de créditos otorgados ($19.461 millones). Más atrás aparecen el Ciudad (15,5%) y Provincia (6,6%). Le siguen el Hipotecario (4,9%), Credicoop (4,7%), Macro (4,6%), Santander (3,5%), Galicia (3,3%) y BBVA (3,1%).

 

Fuente: http://www.ieco.clarin.com/economia/Argentina-aleja-sueno-casa-propia_0_1430257232.html

¡Sé parte de GoPlaceIt, es gratis!

¿Qué estás esperando?

Entrar ahora