EL AMBICIOSO PROYECTO QUE BUSCA DARLE NUEVA VIDA A BAJOS DE MENA

bajosdemena

Desde hace varios años los vecinos de Bajos de Mena, en Puente Alto, piden a gritos mejoras en sus condiciones de vida. Y es que el hacinamiento, delincuencia, falta de agua y hasta plagas de ratones y palomas tienen a los pobladores en una profunda crisis en un barrio olvidado por los Gobiernos. Como denuncian, viven en “el patio trasero de la comuna”.

Ese sinfín de necesidades son las que el Gobierno de Michelle Bachelet quiere subsanar con la puesta en marcha -en noviembre del año pasado- del Plan Integral de Intervención en Bajos de Mena, un ambicioso proyecto que contempla dar una nueva vida al sector.

Son 8 ejes estratégicos los que se enmarcan en el Plan Integral y que se enfocan en seguridad pública y prevención; transporte y conectividad; vivienda y barrio cívico; educación e infraestructura; salud y medio ambiente; desarrollo económico local; cultura, deporte y recreación; infancia.

“Vamos a responder a una deuda moral, porque aquí se partió mal y se fueron acumulando un sinnúmero de problemas sin que se interviniera a fondo y de forma definitiva”, indica a La Nación el director ejecutivo de la iniciativa y experto en planificación urbana, Hernán Ortega Castillo.  

CARABINEROS, BOMBEROS Y LAS ANHELADAS VIVIENDAS

Dentro del Plan Integral para Bajos de Mena destaca el “barrio cívico”, que incluye servicios necesarios para la comunidad y que han estado ausentes por muchos años.

Un cuartel de Bomberos, comisaría de Carabineros, comercio y boulevard peatonal son algunas de las novedades que en el futuro esperan brillar en el sector.

Imagen foto_00000001

“La conclusión es que los problemas de Bajos de Mena no son sólo de vivienda. Si bien es cierto es un problema agudo, hay una serie de errores desde el punto de vista de la planificación urbana (…) y generó condiciones de vida que no fueron las más adecuadas ni las que desearíamos para el país, ni para nadie”, explica Hernán Ortega.

Pero eso no es todo. Si bien son instituciones y servicios de importancia, sin duda lo más relevante y preocupante para los vecinos son las pequeñas viviendas en las que deben vivir. O sobrevivir. Son 42 metros cuadrados en los que familias de incluso 10 integrantes deben hacer lo posible para pasar el día a día, y por eso el proyecto también apunta a esa precariedad.

Según manifiesta el coordinador, algunas “naves” o blocks serán reacondicionadas para que logren los 80 m2, mientras que otras directamente serán demolidas entregando a esas familias oportunidades para obtener nuevas casas o departamentos. “Hasta diciembre esperamos demoler un total de 41 edificios en el plan de segunda oportunidad”, asegura.

“Las personas han recibido un valor de expropiación de los departamentos y con eso están comprando viviendas de otro tipo”.

La educación y la salud tampoco quedan ajenas a este proyecto.  Y es que el objetivo de demoler inmuebles es dar más espacios para la construcción de 4 jardines infantiles, 8 salas cunas, ampliar el consultorio del sector y potenciar la educación pública con el mejoramiento de colegios.

Dentro de lo prioritario también asoman los adultos mayores y discapacitados que viven en los segundos o terceros pisos de los departamentos, un problema que el Plan también aborda de manera completa y buscará solucionar con rapidez. “Es necesario que tengan acceso a sillas de ruedas y que estén más cerca del transporte y servicios de salud”, dice el coordinador.

Bajos de Mena

LA VOLUNTAD POLÍTICA Y LA EXPECTACIÓN DE LOS VECINOS

El Plan Integral, a cargo de un directorio que lo integra el alcalde (Germán Codina), el intendente (Claudio Orrego), la gobernadora de la provincia (Vanessa Marimón), seremi de Vivienda (Aldo Ramaciotti Fracchia) y el coordinador (Hernán Ortega),  tiene un costo de más de 150 mil millones de pesos y un plazo hasta el 2021 para finalizar completamente las obras.

La meta trasciende el fin del Gobierno de Michelle Bachelet. Por eso es que el encargado del proyecto pide voluntad política para avanzar y lograr el cambio definitivo. “La idea es dejar establecido que este plan dure hasta el 2021. La continuidad depende de dos cosas: primero, que seamos capaces de cumplir de aquí al 2018 todas las metas que nos hemos trazado y segundo, confío en que sean los mismos vecinos, municipio y autoridades que entiendan la importancia de esto”, expresa Ortega.

Y son los vecinos los más entusiasmados en  sacar esto adelante según reconoce el coordinador. De hecho, “ya empiezan a sentir que este plan es de ellos”.

“Hemos tenido mucho diálogo con ellos, no hemos tenido conflictos y esa es una buena señal.  La gente entiende que esta vez ellos están siendo considerados. Nosotros vamos todas las semanas para allá”, dice Ortega reflejando ese optimismo y desbordante anhelo que tienen los habitantes de Bajos de Mena para, de una vez por todas, lograr una vida digna.

 

Fuente: http://www.lanacion.cl/noticias/pais/obras-publicas/el-ambicioso-proyecto-que-busca-darle-nueva-vida-a-bajos-de-mena/2015-04-16/165902.html

¡Sé parte de GoPlaceIt, es gratis!

¿Qué estás esperando?

Entrar ahora