La vivienda como instrumento de ahorro e inversión familiar

ahorro

Con la Reforma Tributaria en marcha, el Gobierno ha señalado que el valor de las casas y departamentos aumentará del 2,4% al 6,8%. En la Cámara Chilena de la Construcción aseguramos que estas cifras serán superiores.

La adquisición de una vivienda ha sido, durante años, uno de los principales objetivos de los chilenos pues, a corto plazo, les permite mejorar la calidad de vida de sus familias y, para quienes buscan proyectarse, constituye una importante fuente de inversión y  ahorro para la vejez.

Sin embargo, esto podría cambiar tras la aprobación de la Reforma Tributaria que hoy se debate en el Senado. El Gobierno ha señalado que, con su puesta en marcha,  el valor de las casas y departamentos aumentará del 2,4% al 6,8%.

En la Cámara Chilena de la Construcción aseguramos que estas cifras serán superiores con la nueva Reforma Tributaria. En concreto, hemos realizado estudios, a nivel nacional, que demuestran que los precios finales de venta podrían experimentar un alza de hasta 12%, en viviendas cuyo valor sea menor o igual a las 2.500 UF.

El nuevo escenario, de una reforma sin ajustes, esboza un panorama de opciones limitadas en el que las familias, principalmente de clase media, se enfrentarán ante la disyuntiva de continuar ahorrando y postergar su decisión de compra;  adquirir viviendas de menor costo o, simplemente, conformarse con arrendar una propiedad y olvidarse del “sueño de la casa propia”.

Compartimos, con gran parte de los chilenos, que nuestro país necesita una Reforma Tributaria, pero antes debe generarse una discusión de fondo con los sectores implicados.

En el mismo contexto, la reforma marca un camino en el que aumentarían las restricciones de acceso al crédito y financiamiento de los inmuebles. Al subir el precio de las viviendas, el valor del dividendo será  mayor y con ello las personas tendrán que acreditar más ingresos.

Llevado esto a cifras, si actualmente los créditos hipotecarios que financian entre el 80% y 90% de las casas adquiridas implican una absorción de hasta el 25% de los ingresos familiares, con la nueva reforma el valor de las viviendas podría requerir cerca del 28% de sus entradas.

Con esto, casas y departamentos dejarían de ser tratadas como un bien social y pasarían a ser vistas como un bien de consumo, medida claramente regresiva que aumenta las desigualdades y limita a miles de personas en el país que requieren del apoyo del Estado para acceder a una vivienda.

Si abrimos nuestra mirada y nos detenemos a analizar ejemplos internacionales, la mayor parte de los países que conforman la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), tienen designada una tasa del IVA más baja para el sector inmobiliario.

Según el “OECD Economic Surveys: Chile 2012”, 18 de los 27 países que integran la organización poseen un IVA menor para la vivienda nueva. Este es el caso de Austria, República Checa, Finlandia, Alemania, Irlanda, Italia, España, Reino Unido, entre otros. Un caso concreto es el de Italia que aplica un IVA para las viviendas nuevas de 10%, (cuando su tasa de IVA general es del 20%). Otro caso más extremo es el de Austria, país que no grava con IVA a las viviendas nuevas.

Como gremio de la construcción, nuestra propuesta se basa en que la compra de un inmueble no sea presentado como un gasto sino como una inversión y que, por ende, se le restituya al comprador el monto del impuesto aplicado.

Sin lugar a dudas el tema es complejo y, por lo mismo, es necesario que se analice con perspectiva. Compartimos, con gran parte de los chilenos, que nuestro país necesita una Reforma Tributaria, pero antes debe generarse una discusión de fondo con los sectores implicados y realizar los ajustes que sean necesarios para que no se comprometan las posibilidades de acceso de las familias a su vivienda definitiva.

Como gremio de la construcción, nuestra propuesta se basa en que la compra de un inmueble no sea presentado como un gasto sino como una inversión y que, por ende, se le restituya al comprador el monto del impuesto aplicado, ya sea devolviéndoselo en su totalidad en el año tributario siguiente, como crédito en su declaración anual de renta u otorgando un subsidio a la demanda en función del ingreso familiar al momento de solicitar financiamiento.

El objetivo es que la vivienda siga siendo lo que ha sido hasta ahora: la mayor fuente de ahorro e inversión familiar de gran parte de los chilenos y una importante palanca de desarrollo para el país.

 

Fuente: http://blog.lanacion.cl/2014/07/04/la-vivienda-como-instrumento-de-ahorro-e-inversion-familiar/

¡Sé parte de GoPlaceIt, es gratis!

¿Qué estás esperando?

Entrar ahora