¿Cómo elegir la pintura para mi vivienda?

consejos-para-pintar-y-evitar-la-aparicion-de-burbujas1

El paso del tiempo, la humedad, las obras de arte de los niños, las mascotas y toda la vida que ocurre dentro y fuera de tu casa va dejando huellas en tus murallas. Es por eso que tarde o temprano llega el día en que hay que re-pintar y darle una nueva cara a tu vivienda, tanto en su interior como en el exterior.

Elegir la pintura correcta puede ser difícil si no conocemos sus usos, ventajas, desventajas y diferencias. Por eso quisimos darte una ayudita mostrándote los distintos tipos de pinturas que existen en el mercado y para qué sirve cada una.

Lo principal que hay que tener en cuenta son los factores ambientales y el uso que se le da a la pared en cuestión, el material del que está construida y si está dentro o fuera de la vivienda.

Fuimos a una tienda de construcción y hablamos con expertos de reconocidas marcas de pinturas que nos recomendaron “toda superficie debe ser preparada antes de pintar, independiente del tipo de pintura que elijamos finalmente. Lo más importante es considerar los usos del objeto o habitación a ser pintado y si queremos el efecto de destacar u ocultar algo”.

La primera y más importante diferencia es que todas las pinturas tienen una composición química diferente. Todos los tipos están compuestas en base a tres elementos: el vehículo (resinas y solventes), los pigmentos (Colorantes, reforzantes y químicos) y los aditivos (Plastificantes, secantes, humectantes, etc.), lo que les da distintos usos y ventajas o desventajas. Los solventes y resinas se evaporan durante el secado dejando finalmente la capa de pigmentos que forman la película de pintura.

Tipos de solventes:

  1. Al Agua: Son pinturas cuyo solvente, la base en la que se dispersan las partículas de pintura, es el agua. Se caracterizan por su rápido secado y poca emanación de olor. También por su alta resistencia a la humedad y lavabilidad.

  • Esmalte: Se recomienda el uso de esmalte al agua en muros interiores por su rápido secado y poco olor. Tiene una gran resistencia a la humedad por lo que es apto para ser aplicado en sectores fríos y sombríos de la casa. La gran ventaja de este tipo de pintura es que es lavable, ya que está hecha a base de polímeros acrílicos dispersos en agua que una vez seco dejan una película plástica. Luego de 7 días de aplicado el producto puede limpiarse con agua.

“Por su mayor cantidad de resinas y solvencia acuosa, el esmalte al agua tiene como principal característica la lavabilidad y casi nulo olor, se recomienda su uso en habitaciones de mucho tránsito o donde hay niños”, asegura nuestro experto.

  • Látex: El látex es una pintura con mayor pigmentación lo que le da más intensidad a los colores y genera la formación de una película más resistente y plástica que el esmalte. Son bastantes similares, ambos dejan poco olor y se recomienda su uso para interiores. Se le llama látex a toda pintura de composición plástica, pero dependiendo de la marca también puede recibir nombres como acrílico o pintura vinílica.

El representante de la marca de pinturas explica que “el látex en cambio posee una composición con muchos más pigmentos lo que se traduce en un mayor poder cubriente, se recomienda su uso en lugares más elegantes o donde se desea destacar un espacio por sus colores más intensos”.

b.  Aceites: Son pinturas cuyo solvente es el aceite.

  • Esmalte Sintético: El esmalte sintético es diferente al esmalte al agua únicamente en su solvente, que es una mezcla de hidrocarburos (aguarrás u otro derivado del petróleo). Cumple las mismas funciones que el esmalte al agua. Puede ser utilizado tanto en interiores como exteriores, pero produce mucho más olor y es más tóxico. El proceso de secado es lento. Además, forma una película más resistente luego del secado, por lo que es recomendable para aplicar sobre superficies con mucho roce y objetos manipulados frecuentemente. Una clara desventaja la presenta el color blanco, unicamente, y es que al paso del tiempo adquiere un tono amarillento. Su gran ventaja es que al aplicarlo sobre el muro se distribuye mucho más homogéneamente.

piezayfachada

  • Látex acrílico: Reproduce la misma fórmula anterior pero con base en aceite en lugar de agua. Tiene las mismas recomendaciones que el óleo: usar preferentemente en exterior por su alta emanación de olores y secado más lento. Por su película plástica protectora se recomienda usar en superficies de alta fricción o techos.

  • Óleos: Las pinturas al óleo se recomiendan para tapar manchas de humedad en superficies. El secado es mucho más lento y emite olores más fuertes. Se recomienda utilizar óleo sobre superficies como madera o fierro, no así sobre concreto o ladrillos por la alcalinidad de éstas.

oleo

Finalmente el óleo, dice el experto, por su solvencia aceitosa demora más su secado y emana olores más fuertes, se recomienda su uso para exteriores y siempre debe pintarse óleo sobre óleo. También suele utilizarse para detalles o cielos.

También existen otros productos para ser aplicados antes o después de pintar, para la preparación de la superficie donde se aplicará la pintura o para la afinación de ésta. Productos para acabados o aditivos también son parte importante del proceso de renovar la pintura de un muro. Aquí te dejamos algunos de ellos, los más usados y para qué sirven.

Acabados:

  • Brillantes o mates: Tanto óleos como esmaltes pueden ser usados en interior y exterior y son resistentes a la humedad. Se recomienda usar tonos mate para detalles e imperfecciones de los muros y techos. Para exteriores y paredes limpias es mejor utilizar tonos brillantes con mejor luminosidad.

  • Barniz: Al igual que la pintura, barnices encontramos en tonos brillantes u opacos, el uso dependerá de lo que queramos lograr. Podemos aplicarlos con brocha o conseguirlos en formato “spray”, mucho más rápido y fácil, además de lograr una aplicación homogénea. El barniz también aporta a la preservación de las maderas, protegiéndolas de los factores externos como la humedad o suciedad.

  • Lacados: Este producto permite imitar el acabado mate o brillante (dependiendo del caso) sobre una pintura ya aplicada.

Aditivos:

  • Anticorrosivo: Esta es una base para aplicar sobre estructuras metálicas que vayan a ser pintadas. Su función, como el nombre lo dice, es evitar la corrosión del material y de la pintura. Es recomendable muchas veces usar un sellante luego de la pintura para proteger aún más la pieza.

  • Impermeabilizante: Para aplicar sobre sectores que van a estar muy expuestos al agua. Idealmente en el exterior. También puede ayudar para evitar la humedad en sectores fríos o cercanos al agua.

  • Sellantes: Antes de pintar un muro es importante aplicar una capa de algún material de imprimación, un sellante fijador, para evitar que la pintura sea absorbida por la superficie donde fue aplicada y darle también mayor adherencia a la pintura.

Ahora que tienes toda la información, toma la decisión correcta y elige la mejor pintura para cada espacio de tu vivienda. Si estás buscando comprar o arrendar una propiedad, entra a GOPLACEIT.COM, escoge la tuya y luego arréglala siguiendo los consejos que te acabamos de dejar.

 

¡Sé parte de GoPlaceIt, es gratis!

¿Qué estás esperando?

Entrar ahora