Consejos útiles para arrendar su casa de forma segura

Fotolia_32792646_Subscription_XXL-e1348473313104

Una propiedad puede ser la mejor inversión en la vida de una persona, no solo porque es un bien de alto valor económico, porque significa un techo para su familia y un respaldo para le vejez, también porque si se cuenta con más de una puede ser una buena opción arrendarla para sacarle dinero extra.

El problema es que muchos propietarios al momento de pensar en poner su vivienda en alquiler sienten temor de enfrentarse a arrendatarios morosos, poco cuidadosos e irresponsables o a sufrir daños en su propiedad.

Por eso en GoPlaceIt queremos entregarte algunos consejos que pueden servirte de ayuda si estás pensando en alquilar una vivienda propia, para que lo hagas de forma más segura y protegida.

1. Elegir cuidadosamente al arrendatario: 

Esta puede ser la principal cuestión a tener en cuenta cuando se va a arrendar una propiedad. Identificar a un arrendatario moroso o problemático puede parecer una tarea difícil, pues bien nunca se puede estar 100% seguro de que la persona cumplirá con sus obligaciones.

Para esto, una importante precaución está en solicitar al postulante una serie de antecedentes económicos que pueden ayudar a conocer mejor su comportamiento de pago. Sus respaldos bancarios, su estabilidad laboral y su solvencia económica son especialmente importantes para asegurarse de que será capaz de sustentar el costo del alquiler.

Pedir certificados de contrato de trabajo, antigüedad laboral mínima y una cifra de renta tres veces superior al valor del arriendo son algunas de las recomendaciones que hacen siempre los expertos y las inmobiliarias para elegir a un inquilino. Si este proceso además es realizado por una corredora de propiedades es aún más seguro.

2. Garantías extras: 

Resguardarse de que el arrendatario no pague una vez hecho el acuerdo de alquiler es difícil. Una de las maneras de hacerlo es la mencionada en el punto anterior, pero además de eso es posible pedir al inquilino el pago de una o más mensualidades por adelantado, con el objetivo de cubrir posibles deudas futuras.

Además, en el contrato de arriendo puede el propietario agregar una cláusula que incluya la cobertura de cualquier daño que se provoque al inmueble durante el tiempo en que el inquilino haga uso de la propiedad.

3. Exigir un aval:  

Es un respaldo. Como en toda deuda, el prestador del bien puede solicitar al “deudor” que presente un aval, como respaldo, que en caso de que el inquilino no pueda pagar su deuda, se haga responsable de ésta. Es el mismo principio que utilizan los bancos cuando realizan un préstamo.

El aval puede ser una persona familiar, amigo, conocido o inversor, que cuente con la capacidad económica de asumir la deuda si la situación lo amerita. Por eso es importante que también se le pidan los antecedentes económicos para asegurarse de que cuenta con los medios para ser aval.

4. Contratar seguros que cubran daños o impagos: 

Muchas inmobiliarias, aseguradoras y corredoras ofrecen seguros de arriendo para que el propietario se proteja ante un posible inquilino moroso. Tienen un costo anual muy bajo, prestan asesoría legal y cubren todos los gastos judiciales si es que se llega al proceso. Si al momento del juicio el inquilino aún no paga, el seguro indemnizará al propietario por el monto que corresponda.

5. Hacer el  proceso a través de un especialista: 

Siempre será más seguro realizar el proceso de arriendo de una propiedad por medio de una entidad oficial y ojalá de renombre como las corredoras. Se hacen responsables de todos los pasos anteriores y gran parte de las veces ayudan al propietario cuando se presenta cualquier problema. Además ellos exigen muchos más antecedentes y están más acostumbrados a reconocer arrendatarios problema.

¡Sé parte de GoPlaceIt, es gratis!

¿Qué estás esperando?

Entrar ahora